Ir a contenido

Mientras rememora el robo de 140 reliquias del Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México en las navidades de 1985, Museo, la segunda película de Alonso Ruizpalacios, derrocha frescura y aire aventurero -tanto a través de métodos narrativos propios de la fantasía y la leyenda como de ingeniosos homenajes a clásicos del género como Topkapi y al cine exploitation mexicano- al tiempo que plantea interesantes cuestiones sobre las contradicciones que las industrias antropológica y arqueológica aquejan. Y lo hace derrochando energía visual y equilibrando con pericia momentos de humor absurdo con otros de gravedad emocional.

'Museo': gran peripecia, mucha pericia (leer noticia)