Ir a contenido

El cine 'mainstream' estadounidense de las dos últimas década abre y cierra sagas destinadas al público adolescente con pasmosa facilidad. 'Mentes poderosas' tiene un final abierto de par en par, así que esta película no es más que el aperitivo... si funciona en taquilla. Sin ser muy original, resulta bastante sobria gracias a la puesta en escena de Jennifer Yuh, hasta ahora eficiente realizadora de la segunda y tercera parte de 'Kung Fu Panda'. En un mundo desquiciado solo ha sobrevivido el dos por ciento de los niños y los jóvenes, y lo han hecho con inusuales poderes por lo que resultan una amenaza. Distopia y adolescencia, un reclamo seguro.

'Mentes poderosas': Adolescencia y distopía (leer noticia)