Ir a contenido

"Mucha conversación sobre literatura, poca acción y cinco toneladas de amor". Así describía Chéjov la primera de las cuatro obras con las que se dice que dio origen al teatro moderno, y en la que convertía un grupo de personajes infelices reunidos en una idílica mansión en una red de deseos no correspondidos. Esta nueva adaptación recurre a un montaje ágil y a un trabajo de cámara creativo para esquivar la rigidez, y da a cada uno de los estupendos intérpretes su primer plano. Sin embargo, es improbable que quien tome contacto con 'La gaviota' por primera vez a través de ella pueda entender por qué es un clásico.

'La gaviota': Chéjov simplificado (leer noticia)