Ir a contenido

Dos disputas en paralelo llevan a los miembros de una misma familia a los confines de la violencia física y paroxística. Una pareja de ancianos se enfrenta con los vecinos de su casa adosada, quienes se quejan de la sombra que hace su árbol sobre el porche de su jardín. Los insultos y humillaciones se suceden: una tensión nada soterrada filmada con frialdad extrema. El joven hijo del matrimonio se separa de su esposa de manera violenta: infidelidad, acoso e incapacidad de ambos para que su mal rollo airado no afecte a la hija pequeña. El cine islandés, muy productivo en los últimos años, está resultando tan perturbador como el nuevo cine griego.

'Buenos vecinos': Por la sombra de un árbol (leer noticia)