Ir a contenido

Basada en la historia real de Tami Oldham y Richard Sharp, que en 1983 fueron víctimas de un devastador huracán a bordo de su velero, la nueva película de Baltasar Kormákur avanza a bordo de dos líneas narrativas paralelas: por un lado, el tiempo presente detalla el naufragio en alta mar; por otro, una serie de flashbacks rememoran su historia de amor. La estructura acaba resultando más dañina que las olas gigantes del Pacífico, en tanto que toda la capacidad de la lucha por la supervivencia para generar tensión se ve saboteada por las periódicas vistas retrovisoras a un romance tan falto de sustancia como lleno de glucosa.

'A la deriva': bandazos de timón (leer noticia)