Ir a contenido

Un periodista francés llega a París tras varios meses de cautiverio en Siria, secuestrado por un grupo terrorista islámico. Pese a recuperar la libertad, se siente insatisfecho. Algo se ha roto y toca recomponerlo. El protagonista se va a Goa, en la India, donde pasó su infancia. No es un mal material de partida, pero en manos de una directora más dada a lo intimista como Mia Hansen-Love, se desperdiga un poco entre una visión más o menos 'hippy' de otra cultura, la recuperación anímica del protagonista y una historia de amor no muy bien apuntalada entre el periodista y una joven india. El filme no tiene la intensidad emocional de 'El padre de mis hijos', 'El porvenir' o 'Edén'.

'Maya': terapia cultural (leer noticia)