Ir a contenido

La joven saudí que renunció al islam, que huyó de su país y que pemanecía atrincherada desde el pasado sábado en una habitación de un hotel de Bangkok para evitar ser repetriada ha abandonado el encierro y ha salido del edificio bajo la protección de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El caso de Rahaf Mohammed Alqunun, quien teme ser asesinada, ha atraído la atención global desde que huyera de su familia y abriera una cuenta de Twitter que cuenta ya con decenas de miles de seguidores. Fuentes del Gobierno de Tailandia han informado de que no se llevará a cabo la deportación.

Una joven saudí que renuncia al islam se refugia en Bangkok para evitar la deportación (leer noticia)