Ir a contenido

El pequeño Sammy, de tres años, se ha pasado tres meses y medio sin ver a sus padres.