Ir a contenido

Más de una semana después de que el incendio más devastador de la historia de California comenzara a abrirse paso al norte de Sacramento, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha viajado a las zonas más castigadas por el fuego para transmitir su apoyo a las víctimas y los equipos de emergencia. Trump supervisará los daños causados por el Camp Fire, un incendio que ha matado a 71 personas y ha desplazado a decenas de miles más. Muchas de ellas están alojadas en refugios y campamentos de tiendas de campaña. Las autoridades han elevado a más de un millar de desaparecidos. El Camp Fire ha destruido alrededor de 12.000 viviendas, negocios y estructuras y, hasta ahora, solo se ha controlado el 55% de su campo de acción.

Trump visita los incendios de California tras criticar a sus autoridades (leer noticia)