Ir a contenido

Cuatro años y dos días después de irrumpir en la política estadounidense como un meteorito desbocado por el que nadie daba un céntimo, Donald Trump ha lanzado oficialmente su campaña de reelección para las presidenciales del 2020. Esta vez, no ha sido en Nueva York sino en Florida y, en lugar de comparecer ante un puñado de empleados, turistas y figurantes como los que le acompañaron en la presentación de su candidatura en 2015, el presidente ha sido recibido en Orlando por casi 20.000 entusiastas que han llenado hasta la bandera uno de los polideportivos de la ciudad. Lo que no ha cambiado es el discurso de estos últimos años. Trump ha cargado contra la prensa, los demócratas y la clase política, al tiempo que se presentaba como un hombre del pueblo perseguido por el sistema.

Trump lanza su campaña de reelección acusando a los demócratas de querer destruir EEUU (leer noticia)