Ir a contenido

Unos cien tokiotas se bañaron en aguas heladas para invocar la salud y purificar sus almas. Apenas vestidos para soportar el frío, entre los 98 participantes, había 12 mujeres, un hombre de 83 años y un niño de 9 años.