Ir a contenido

Francia ha vivido una jornada de protetestas con enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes del movimiento "chalecos amarillos" que se han saldado con ocho heridos y más de 130 detenidos. El Ministerio del Interior ha cifrado en 106.000 el número de personas que se han echado hoy a la calle en todo el país para protestar contra la subida de los carburantes. En París, se han concentrado 8.000 personas vigiladas por más de 3.000 policía antidisturbios. El ministro del Interior, Cristophe Castaner, ha acusado a la líder de extrema derecha, Marine Le Pen, de ser la responsable de los disturbios y de la tensión reinante. A través de su cuenta en la red social Twitter, Le Pen instó a los manifestantes a acudir a los Campos Elíseos, pese a la explícita prohibición de la prefectura.

Francia vive una nueva jornada de protestas violentas por el alza de los precios (leer noticia)