Ir a contenido

La reina Isabel II ha cedido y autoriza a Enrique y Meghan a organizar su vida al margen de la familia real británica. La pareja podrá vivir durante el periodo transitorio que le pedía entre Canadá y el Reino Unido, con su hijo Archie de ocho meses. Los detalles de este nuevo y complejo esquema, sin precedentes en la realeza británica, se completarán en los próximos días.

Isabel II acepta la "independencia" de Enrique y Meghan (leer noticia)