Los militares ucranianos de la acería de Azovstal se entregan

REUTERS / MINISTERIO RUSO DE DEFENSA / VÍDEO: EFE / MINISTERIO RUSO DE DEFENSA

Después de casi tres meses de asedio, la resistencia de las fuerzas ucranianas en la localidad portuaria de Mariúpol ha llegado a su fin. Más de dos centenares de combatientes, algunos de ellos malheridos, pertenecientes al batallón de Azov y atrincherados en el gigantesco complejo siderúrgico Azovstal, han depuesto finalmente las armas. Sin apenas provisiones, medicinas o agua, el Gobierno de Kiev ha autorizado a los defensores de la planta a entregarse a las tropas rusas, al tiempo que ha rendido un homenaje al papel que han jugado durante la contienda, calificándolo de decisivo.