Ir a contenido

Quedan 105 días para el brexit y nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que necesita Theresa May para conseguir los números suficientes para que el Parlamento británico apruebe el Tratado de salida del Reino Unido de la UE y la Declaración política sobre la futura relación. Sus homólogos europeos se han marchado este viernes de Bruselas cargados de pesimismo, debido a la “profunda desconfianza” que ven en la capital británica, y convencidos de que la pelota está en el tejado de Westminster.

May no tira la toalla y dice que hay margen para aclaraciones sobre el 'brexit' (leer noticia)