28 feb 2020

Ir a contenido

Un año y dos meses. Es lo que ha durado la esperanza de que Annegret Kramp-Karrenbauer pudiera suceder a Angela Merkel al frente de Alemania. Es el tiempo transcurrido entre el congreso en el que AKK (acrónimo con el que popularmente se conoce Kramp-Karrenbauer) fue elegida presidenta de la CDU y su anuncio de este lunes de que renuncia a presentar su candidatura a la cancillería y que pretende abandonar la dirección del partido democristiano.

La sucesora de Merkel no se postulará a la cancillería tras la crisis de Turingia (leer noticia)