Ir a contenido

El avión presidencial, 'el Air Force One', aún no se había posado en la pista del aeropuerto de Stansted cuando Donald Trump lanzó uno de sus tuits. ¿Celebraba el presidente americano su llegada al Reino Unido? ¿Quería agradecer a los británicos el honor de una visita del más alto rango, que les va a costar 20 millones de euros, solo en seguridad? Por supuesto que no. Trump inició su estancia insultando al alcalde de Londres. Sadiq Khan es “un total perdedor”, “ha hecho un trabajo terrible”, debería “concentrarse en la delincuencia en Londres, no en mí” y añadía que le recordaba mucho a otro alcalde “idiota e incompetente” que tuvo Nueva York, pero en el caso del edil londinense, “con la mitad de su estatura”, burlándose del físico de Khan, que es un hombre bajito.

Insultos, injerencia y grosería, el estilo del invitado Trump (leer noticia)