Ir a contenido

La polémica actuación del grupo ruso Pussy Riot en una iglesia ortodoxa de Moscú