Ir a contenido

La histórica cumbre entre el presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, ha sido un éxito. El buen ambiente ha imperado en el encuentro. Y eso que a Kim Jong-un no pareció hacerle mucha gracia la broma que hizo Trump cuando ambas delegaciones se disponían a sentarse en la mesa en que iban a compartir un almuerzo.

Cuando Trump bromea con Kim y a este no le hace ninguna gracia (leer noticia)