Ir a contenido

Lenguas de lava incandescente ya asoman por el cráter del pequeño volcán filipino Taal mientras la población se prepara para una inminente y violenta explosión. La actividad del Taal, tras décadas de letargo, ha sorprendido a los geólogos, que han detectado una gran cantidad de magma pugnando por salir a la superficie y el ensanchamiento de la estructura en las últimas horas. Las densas columnas de humo y vapores que emanan del volcán desde el domingo, que se elevan a una decena de kilómetros, han forzado ya la evacuación de más de 24.000 vecinos en las provincias de Batangas y Cavite hacia decenas de centros y se espera que sean muchos más en las próximas horas. Las interrupciones del transporte público han impedido que varias localidades fueran evacuadas, mientras otros vecinos se resisten a dejar atrás sus viviendas.

Más de 24.000 evacuados por el volcán Taal de Filipinas (leer noticia)