El Gobierno de Japón decidió este martes que se verterá al Pacífico el agua contaminada que se almacena en la accidentada central nuclear de Fukushima, tras tratarla para retirar la mayor parte de los elementos radiactivos. Esta controvertida medida está dirigida a resolver la acumulación de agua radiactiva en las instalaciones nucleares de la planta, uno de los problemas más acuciantes dentro del complejo proceso de desmantelamiento de la instalación que resultó dañada por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011.

Japón verterá el agua de la central de Fukushima al Pacífico (leer noticia)