Un grupo ecologista Just Stop Oil rocía pintura el monumento de Stonehenge

EFE

El mismo grupo de activistas ecologistas que hace dos años protagonizó una oleada sin precedentes de protestas en los museos y derramó comida sobre cuadros de Monet y Van Gogh, entre otros, ha realizado este miércoles una nueva acción. En esta ocasión, los activistas han rociado pintura naranja sobre el monumento monolítico de Stonehenge en Reino Unido en vísperas de la celebración del solsticio de verano en este emblemático emplazamiento. "Permanecer inerte durante generaciones funciona bien para las piedras, no para la política climática. Exigimos un tratado legalmente vinculante para eliminar gradualmente los combustibles fósiles para 2030", ha comentado el grupo ecologista en un post compartido en redes sociales sobre esta polémica acción.