Ir a contenido

Más de un millón de personas tendrán que dejar sus casas y propiedades para trasladarse a refugios seguros ante el peligro de las inundaciones y los fuertes vientos.