14 ago 2020

Ir a contenido

"Nos hemos tenido que tragar las lágrimas cuando alguien nos decía: 'No me dejes morir solo'". Fueron palabras que se clavaron en los oídos de quienes siguieron el homenaje de Estado a las víctimas del covid-19, celebrado el pasado 16 de julio. Las pronunció Aroa López (Barcelona, 1979), enfermera supervisora del Servicio de Urgencias del Hospital Vall d'Hebron (Barcelona), y las citó, un día después, el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. Del discurso de López llamó la atención la contundencia de su mensaje, sin caer en sentimentalismos, y también su sobriedad. Ahora, con la mayor parte de España viviendo un pico de nuevos contagios, esta enfermera llama a la ciudadanía a seguir estrictamente las recomendaciones de seguridad porque los sanitarios, advierte, "no son héroes".

Aroa López: "Los sanitarios somos fuertes emocionalmente, pero tenemos un límite" (leer noticia)