22 sep 2020

Ir a contenido

"Yo no acudí a ninguna fiesta ilegal, solo fui a echar unas risas con mis amigos. Estábamos en el bar, donde la gente andaba dispersa, separada por grupos, pero cuando llegó la policía y empezamos a ver a tantas personas apelotonadas en la zona de las taquillas... nos dimos cuenta de la cantidad de gente que había en el local, todos con una toalla anudada en la cintura, muchos sin mascarilla". Lo cuenta a EL PERIÓDICO uno de los clientes que fueron sorprendidos en una redada llevada a cabo por agentes de la comisaría del distrito Centro de la Policía Nacional en una sauna gay de Madrid el pasado domingo.

Hablan los clientes de una sauna pillados en una redada: "Hay el mismo riesgo aquí que en el metro" (leer noticia)