Ir a contenido

Ganadas las calles, los jóvenes hongkoneses quieren llevar la batalla más allá de su pequeña isla. En el G-20, que a finales de semana se celebra en Japón, buscarán que la el nutrido gremio de líderes internacionales atienda sus reclamaciones. El cónclave medirá la fortaleza de Pekín, sumida en una fragorosa guerra comercial con Estados Unidos, por apartar de la agenda un asunto que considera innegociablemente propio frente a las previsibles presiones de Washington y Londres.

Pekín se opone a debatir sobre Hong Kong en el G-20 (leer noticia)