Ir a contenido

Algo empieza a moverse en la India. Aunque de forma incipiente y localizada, las mujeres han decidido levantar la voz para decir basta a una sociedad que las relega a una ciudadanía de segunda sujeta a limitaciones ancestrales. Como, por ejemplo, la prohibición de entrar en un templo hindú al ser consideradas impuras por menstruar. Dos mujeres, desafiando a los todopoderosos sectores conservadores, ya han entrado en el templo de Sabarimala, provocando un auténtico terremoto social en el progresista estado de Kerala, en el sur del país. Las protagonistas del hito son Bindu Ammini y Kanakadurga.

Las mujeres indias dicen basta (leer noticia)