Un automóvil irrumpió hoy en la zona de seguridad de la Cancillería alemana y chocó hasta detenerse junto a la valla que da acceso al edificio, en lo que parece un acto de protesta a tenor de las pintadas plasmadas en el vehículo contrarias a la globalización.

Un coche con pintadas antiglobalización se empotra en la oficina de Merkel (leer noticia)