Un catador de whisky confinado en Edimburgo para no contraer covid y perder el olfato

EFE

Anosmia y ageusia son dos palabras que atormentan a Blair Bowman. Este joven escocés, que trabaja como catador de whisky, vive recluido en su hogar en Edimburgo desde que estalló la pandemia por el miedo a sufrir cualquiera de esos dos síntomas asociados a la covid: la pérdida del olfato y del gusto. Para Bowman, el aislamiento preventivo es "su decisión" y como tal, está "feliz de hacerlo" porque "sigue habiendo riesgo".