Ir a contenido

Enrique y Meghan, duques de Sussex, han decido tomar las riendas de sus propias vidas. El nieto de Isabel II y su esposa abandonan su papel como figuras de primer grado en la familia real. El matrimonio dividirá su tiempo entre el Reino Unido y Norteamérica. En la declaración hecha pública el miércoles a última hora de la tarde por el palacio de Buckingham se indica que los duques tienen la intención de “labrarse progresivamente un nuevo papel dentro de la institución” monárquica. Ambos pretenden, “trabajar para convertirse en independientes financieramente, mientras continuamos apoyando por completo a Su Majestad la Reina”.

El Príncipe Enrique y Meghan Markle se retiran de la vida pública (leer noticia)