Ir a contenido

La cita en Santa Eulalia es la que que congrega numerosos curiosos. Un atril con el nombre de Messi y las cámaras y los fotógrafos son un imán perfecto para los transeúntes. Un grupo de japonenses con bolsas de Louis Vutton, Kenzo y Santa Eulalia, calzados con zapatillas Gucci y camisetas Emporio Armani aguardan a que aparezca el astro argentino. Hay alfombra negra y zona acordonada. Un argentino suelta: "Mejor que se dedique a jugar y no a estas boludeces".

Messi lanza en Barcelona su línea de ropa de vestir (leer noticia)