Ir a contenido

Michelin llevaba dos años seguidos repartiendo estrellas por aquí y por allá: en la edición del 2018, Jordi Cruz y Ángel León fueron los grandes protagonistas por las terceras para Àbac y Aponiente, y en la del 2017, Lasarte se coronó como 'tri'. Así que resultaba casi impensable que los inspectores de Michelin volvieran a ser tan dadivosos; más factible era que retomaran esa proverbial prudencia que tanto les caracteriza. Y así ha sido este año. Pero, cuidado, porque la guía Michelin 2019 , que mantiene a Barcelona como capital gastronómica, con 31 estrellas, y convierte a Martín Berasategui en un ser de otro planeta (gana dos y acumula diez), no ha sido mala en absoluto: eleva al olimpo de los 'triestrellados' a un restaurante que llevaba años llamando a la puerta (Dani García, en Marbella), y concede dos a otros tres establecimientos: Cocina Hermanos Torres en su primer año en un espacio que integra tres cocinas en el comedor (aunque los gemelos Sergio y Javier Torres hayan trasladado a todo el equipo de Dos Cielos, que ya contaba con dos entorchados), Ricard Camarena (Valencia) y El Molino de Urdániz (Urdaitz, Navarra).

Barcelona se reafirma como capital gastronómica con 31 estrellas Michelin (leer noticia)