Ir a contenido

Angelina Hsiao trabaja en un cuarto silencioso del centro de Taipei donde 'masajea' la espalda, cabeza y cara de sus pacientes con cuchillos desafilados en un intento de aliviarlos de sus dolores.