Ir a contenido

Radiante, con un vestido blanco palabra de honor y un chal rojo, la cantante de ópera María Callas ha vuelto a brillar una vez más sobre los escenarios del London Coliseum, donde los límites entre lo real y lo mágico han quedado difuminados gracias a la tecnología innovadora de la holografía.

El holograma de Maria Callas sube el telón de las giras con fantasmas (leer noticia)