Ir a contenido

Los médicos llevan tiempo advirtiéndonos: la piel tiene memoria, perdona la quemadura solar pero no la olvida. Pues en el tema del corazón, más de lo mismo: si tienes la sensibilidad a flor de piel, ¡huye de los amores que queman! Y si vas de duro, también, que para el desamor no hay protección que valga.

Rosana, a flor de piel (leer noticia)