Ahí estás, caminando por la montaña con tus zapatillas de Zara y tu mejor 'look' de postureo. Por este camino de tierra circulan 'influencers' más motivados que Rocky subiendo escaleras. Mirador de Horta. Dejas atrás el párking, cruzas la carretera, descubres un camino con deje de Sherlock Holmes. Este es. “El Forat del Vent”, se lee. Es el mismo cartel que se avista por TikTok. Te adentras en la maleza con cara de Dora la exploradora. No hay carteles, pero a poco que te quedes parado aparecerá algún urbanita con pinta de seguir un mapa del tesoro. Cinco minutos, no se tarda más, y ahí está. La estampa te dejaría sin aliento si te quedara algo. La cuesta es corta, pero resbaladiza. De camino casi se te caen encima tres asiáticas. Pero merece la pena. Creerás que es una alucinación. Como cuando ves un oasis en el desierto o a Toni Cantó en las listas de Ayuso. Un columpio con vistas.

Columpios con vistas en Barcelona (leer noticia)