Ir a contenido

Hernández de Cos ha asumido su nuevo puesto delante de la Constitución y sin símbolos religiosos, al prescindir de la Biblia y del crucifijo.