Ir a contenido

Más de 50.000 empleos destruidos y casi 20.000 parados más en las colas del SEPE es el balance que deja noviembre. El mercado laboral en España tiene tres meses especialmente negros al año, debido al fuerte peso de la estacionalidad, y noviembre es uno de ellos. Después de enero y agosto, el undécimo mes del año estadísticamente va asociado a destrucción de puestos de trabajo y aumento del paro; aunque el noviembre de este 2019 ha sido especialmente negativo. La destrucción de puestos de trabajo ha sido la mayor desde el mismo mes del 2013 y la subida del paro, aunque algo más contenida, también es la más pronunicada desde el 2016. Catalunya, por su parte, siguió el mismo guión, aunque con una punta menos de intensidad y, pese a perder ocupados, se mantuvo en la cota de los 3,46 millones de afiliados a la Seguridad Social.

España destruye 53.115 empleos en el peor noviembre desde 2013 (leer noticia)