Ir a contenido

España 'mató' el 2019 en términos de empleo de la misma manera que vivió el resto del año. El crecimiento de la ocupación da señales de cierto agotamiento, aunque el enfriamiento general de la economía que empaña ya de manera evidente otros indicadores como la inflación o el PIB está encontrando mayores resistencias en el mercado laboral. La Seguridad Social acabó el ejercicio con casi 400.000 afiliados más que los que tenía en diciembre del año anterior, lo que representa el cierre más flojo en los últimos seis años. El paro sigue a la baja y cierra el 2019 con su séptimo año consecutivo de reducciones, aunque también refleja signos de agotamiento, con el descenso más moderado de esos siete años. Catalunya, por su parte, evoluciona con acento propio y este diciembre registró un fin de año de destrucción de empleo, aunque también lo acabó con un ritmo de creación superior a la media española; tal como reflejan los datos referentes al mes de diciembre y publicados este viernes por el Ministerio de Trabajo.

El empleo cierra el 2019 con su crecimiento más flojo en 6 años (leer noticia)