Ir a contenido

No resulta fácil, más bien casi imposible, que alguien como Marc Márquez, Dani Pedrosa o Aleix Espargaró, por citar algunos ejemplos, encuentren un momento, o dos, o varios, a lo largo de su ajetreado y duro fin de semana de gran premio para poder dedicárselo a alguien, a alguna causa humanitaria, a alguna ONG (todos ayudan habitualmente al popular expiloto Randy Mamola) o a alguien que necesite su ayuda o presencia. Y, sin embargo, ellos tratan de encontrar esos minutos para atender a esas personas.

'SuperCelu', el karateca con síndrome de Larsen que admira a Márquez (leer noticia)