Han posado tantas veces los tres juntos en los últimos días que se conocen de sobras las respectivas tretas. El objetivo común: conseguir la posición central. O impedir que el otro la consiga. Los equipos de campaña murmuran al detectar las danzas que se pueden generar antes de que el fotógrafo haga clic. Es todo muy sutil, muy civilizado, con risas burlonas incorporadas. Todos saben a lo que juega cada uno.

Laporta, Font y Freixa: en medio del templo azulgrana (leer noticia)