12 jul 2020

Ir a contenido

Carlos Kameni tenía 20 años cuando llegó en el 2004 a España, donde ha desarrollado la mayor parte de su vida profesional. El camerunés cató enseguida el racismo en los estadios, no solo de aficionados rivales sino de los de su propio club. El portero extranjero que más partidos ha jugado en Primera, ahora sin equipo y afincado en la Costa del Sol, no solo ha sufrido incidentes xenófobos dentro del campo sino también fuera de los estadios. Está cansado de hablar de este tema y ver que no hay cambios, aunque mira con un punto de esperanza el movimiento Black Lives Matter, deseando que pueda contribuir a poner fin al "racismo institucional y social" que Kameni denuncia en España.

Kameni: "Llevo 16 años en España y nunca se habló con tanta fuerza del racismo" (leer noticia)