No es fácil ser el hermanísimo. Tampoco es sencillo ser el pequeño de la familia. Y mucho menos ser el hermano que sigue a Marc Márquez Alentá, de 28 años, un tipo que ha revolucionado su profesión, su deporte, su juego, su divertimento, su principal entretenimiento de niño. Y, sin embargo, Álex, de 24 años, ha sido capaz de demostrar (y así queda demostrado en el documental que acaba de estrenar Allianz, “Yo soy Álex”) que todo lo que es (piloto oficial de Honda en MotoGP), todo lo conquistado (dos títulos mundiales de Moto3 y Moto2, que poquísimos pilotos de la máxima categoría tienen) y todo lo que está por llegar (victorias en MotoGP y, quien sabe, tal vez un próximo título en la cilindrada reina) ha sido fruto, por supuesto, de su talento y duro trabajo.

Cómo Álex Márquez dejó de ser 'el hermano de...' (leer noticia)