Mientras el mundo asiste al reparto (desigual y escaso) de las primeras vacunas contra el covid-19, en los laboratorios de todo el globo se sigue investigando la viabilidad de varios centenares de inmunizaciones más. “La carrera por la vacuna no solo va del primero que llega. También va de generar conocimiento que pueda ser útil para otras enfermedades y, sobre todo, de estar preparados para las crisis sanitarias del futuro”, resume Salvador Borrós Gómez, director del Institut de Química de Sarrià (IQS) y líder de un equipo que actualmente trabaja en un prototipo de vacuna contra el covid-19 que, si todo va bien, podría estar listo en un año.

Así se investigan las nuevas vacunas contra el covid-19 (leer noticia)