Ir a contenido

Los restauradores de la plaza Reial de Barcelona respiran aliviados. La presencia de una patrulla de la Guardia Urbana ha evitado que se instalaran vendedores ilegales. Esta actividad ilegal había crecido exponencialmente en las últimas tres semanas en este punto emblemático del Gòtico hasta el punto de comprometer la movilidad de las personas y sobre todo la viabilidad de los negocios.

La Guardia Urbana trata de impedir que los vendedores ilegales se instalen en la plaza Reial (leer noticia)