Ir a contenido

A la víctima no le queda otra que pedir a su padre que la espere en el rellano por si vuelve a cruzarse con su agresor.