Estaban allí y nadie las veía. Un tesoro escondido de más de 600 años debajo del techo actual del patio del edificio del Ayuntamiento de Barcelona. Casi borradas de la historia y ocultas, durante unas obras rutinarias de limpieza se hallaron unas pinturas originales góticas del siglo XIV, datadas desde 1371 a 1567. La primera de las decoraciones pictóricas restauradas ya está ahora visible en la entrada del patio de lo que fue la capilla del Trentenari. 

Barcelona restaura unas obras góticas con el primer escudo pintado de la ciudad (leer noticia)