Las discotecas fueron una de las primeras actividades en cerrar cuando, en marzo del año pasado, la pandemia de covid-19 disparó todas las señales de alarma en España. Desde entonces, el sector del ocio nocturno ha permanecido con la persiana bajada durante más de quince meses. Excepto un breve periodo en verano del año pasado, cuando la tímida apertura de los locales fue zanjada por los rebrotes de la segunda ola, las pistas de baile han permanecido a oscuras. Pero ahora, gracias a la mejora de la situación epidemiológica derivada de la vacunación masiva, todo apunta a que el ocio nocturno está frente a su reapertura definitiva. 

El ocio nocturno se prepara para reabrir con mascarillas en las pistas (leer noticia)