Han pasado 12 años desde que una quincena de alcaldes metropolitanos alzara la copa para brindar por el sistema metropolitano de bicicleta compartida. Barcelona llevaba dos años con el Bicing, y a pesar de los problemas informáticos que tumbaban el servicio cada dos por tres, el proyecto había supuesto una revolución para la ciudad. Se hizo el concurso y no se presentó nadie. en 2018 se volvió a intentar, pero de manera muy tímida, con solo 250 bicis eléctricas. Ahora podrá comprobarse si a la tercera va la vencida, porque el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) tiene entre manos un nuevo intento, que incluirá más de 2.000 bicicletas. No verá la luz, si la ve, hasta septiembre de 2022. Mientras eso sucede, si sucede, la noticia palpable es que la capital catalana ha inaugurado este miércoles su primer Bicibox, un aparcamiento seguro para bicicletas. Eso sí: está en el metro, y casi en suelo de L'Hospitalet.

El Bicing metropolitano; tercera parte (leer noticia)