30 nov 2020

Ir a contenido

Solo 22 de los de 9.600 pisos turísticos legales de Barcelona se transformarán, de momento, en viviendas de uso social. El programa impulsado por el ayuntamiento ha tenido de momento escaso eco, tras varias semanas de negociaciones. La inmensa mayoría de operadores parecen preferir una salida en el alquiler convencional, pese a que el consistorio garantiza el pago, que va de los 700 a los 1.200 euros mensuales, según las dimensiones de las viviendas y el periodo del alquiler.

El ayuntamiento solo ha captado hasta ahora 22 viviendas turísticas para uso social (leer noticia)